miércoles, 26 de enero de 2011

UN CARADURA MÁS

Hace unos dias leí esto en el blog de una colega. Le pedí permiso para difundir de la mejor manera que tengo y ahí  lo teneis, otro caso más de caradura profesional. Os dejo coloreado el texto que Nabia Orebia ha dejado en su blog que podeis visitar en esta dirección. Curiosas son algunas de las respuestas que dan anónimos a lo ocurrido. La verdad todo lo ocurrido me parece  indignante.


libro aún con la foto chuleada
He aquí un nuevo caso de caradurismo contra un fotógrafo. Hace tiempo contactó conmigo una mujer a través de Myspace pidiéndome de forma muy escueta usar una foto mía como portada de su próxima novela. Le dije que en principio sí pero que me explicara cómo iba a ser eso exáctamente. Lo siguiente fue el silencio, y al cabo de unos meses veo el anuncio de una novela con mi fotografía con página web promocional incluida, que ya estaba en Internet anunciándose a bombo y platillo.



Mandé un nuevo correo a la autora preguntando por el asuntillo de mi foto... Y me responde un mes más tarde diciéndome que necesita que le mande un documento firmado ante notario autorizando el uso de la foto. Entonces le puse condiciones, unas condiciones que me parecen ridículas y que no me importa publicar aquí: 100 euros por la fotografía, con libertad de publicación, reproducción y distribución y todas esas cosas que se iban a hacer con ella. Yo primero le hablé de royalties, pero ella me dijo que en su país, Estados Unidos, los artistas y fotógrafos no perciben royalties. Le dije entonces que sería un acuerdo sólo por la primera edición para renegociar si hubiera una segunda, y me dijo que tampoco porque no quería que yo le pidiese más dinero si ella se hacía rica y famosa con su libro. Tal cual.


El caso es que me ha contestado diciéndome que no le interesa comprarme mi foto porque ha encontrado a otra persona que tiene una de la misma estatua (es el ángel del cementerio de Comillas) y qeu se la da totalmente gratis. Muy bien por la tía, al final se salió con la suya, pero... ¿qué mierda pasa con la gente?


Al listo que le haya regalado su trabajo, le recuerdo que los fotógrafos tenemos que vivir de algo, y que con su gesto "desinteresado" no sólo me ha chafado a mi un negocio que me hace mucha falta sino que encima le ha dado la razón a esa tía en su fantástica idea de que los fotógrafos no tenemos por qué cobrar nuestro trabajo. Claro, nosotros vivimos del aire, no te jode...


Señores aficionados o "profesionales" de la imagen: a ver si aprendemos a hacernos valer un poco, que la autora de ese libro va a sacarse una pasta a costa del trabajo de otro
Publicar un comentario